Escucha ahora

Música


El efecto Neymar

El brasileño podría determinar el rumbo del Real Madrid vs PSG

El efecto Neymar

Neymar en duelo con el PSG. Foto: Getty Images

26 años cumplidos, 10 títulos en sus vitrinas y 4 temporadas de experiencia en la que muchos llaman la mejor liga del mundo. 123 partidos después y luego de dejar huella con uno de los tridentes más letales en la historia del futbol, Neymar Da Silva Santos Jr. emprendió un viaje sin regreso de 222 millones de euros rumbo a la capital del amor.

Tan solo un mes después de que se anunciara la contratación, el Paris Saint-Germain incrementó la venta de camisetas en un 75%. Únicamente en Septiembre, la casaca parisina con el número 10 vendió 120,000 unidades, la cantidad de visitas al sitio del PSG se multiplicó por 7 y ganaron 2 millones de seguidores en sus redes sociales.

El impacto mediático de Neymar Jr. fue instantáneo y para su partido debut contra el Guingamp, el club francés recibió 200 solicitudes de acreditación, dos centeneras de periodistas, para un estadio que solo había asignado 80 puestos para la prensa. Ni qué decir del nuevo contrato televisivo que está por firmar la Ligue 1: un incremento del 150% en los derechos de transmisión tan solo para el mercado africano; cada club hará caja con 33 millones de euros anuales a partir del 2020.

En el tema económico, el club cosechó frutos casi de manera inmediata, sin embargo, la cuestión deportiva no ha florecido del todo. Con un vestidor que se fragmentó a su llegada, debido al intento de Nasser Al Khelaifi por evitar el Fair Play Financiero, la relación solo terminó por quebrarse luego del duelo que el brasileño tuvo con Edinson Cavani, sobre quién patearía los penales.

Ni las compensaciones millonarias, las cenas grupales, o las pláticas motivacionales de Unai Émery han reparado los platos rotos, y los rumores de su posible regreso a España cada vez toman más fuerza. Elegido para reinar en Paris, hoy cortejado por los altos mandos de la casa Blanca, Neymar tiene ante sí una decisión que pocos pueden presumir, lo único que es cierto es que a donde vaya, los reflectores y la tempestad se irán con él.