Escucha ahora

Visión 360


La tragedia de "Heysel", lugar donde se llevará a cabo el Bélgica vs México

México jugó en un estadio que vivió un momento trágico

La tragedia de

La tragedia de Heysel. Foto: Getty Images

La Selección Mexicana jugará en el Estadio Rey Balduino, de la ciudad de Bruselas, capital de Bélgica, ante ese mismo cuadro. Hasta 1995, dicho recinto tenía el nombre de “Heysel” y fue ahí donde sucedió una de las tragedias más recordadas en la historia del futbol. La llamada “Tragedia de Heysel”.

29 de mayo de 1985. Juventus y Liverpool, los dos mejores equipos del mundo en ese momento, se enfrentaban en la final de la Copa Europa. Cuatro meses antes, el conjunto italiano había derrotado a los de Anfield en la Supercopa de Europa. El ánimo de revancha por parte de los aficionados ingleses estaba latente, y fue eso lo que provocó la muerte de 39 personas.

60 mil espectadores abarrotaron las gradas del estadio para ver al vigente campeón de Europa (Liverpool) y al ídolo del momento, Michel Platini, brillar con la Juventus luego de hacer campeón a Francia en la Eurocopa del 82. Y 39 nunca regresaron a casa. Una pequeña parte del boletaje había sido vendida a los belgas que quisieran asistir al partido, pero varios grupos de ingleses e italianos pudieron conseguir esos boletos, por lo que coincidieron en las gradas.

A falta de una hora para el inicio del partido, una avalancha de “hooligans” ingleses atacó a italianos y los aplastó por varios minutos sobre una valla que no tenía salida, lo que generó caos, incertidumbre, desolación y muerte.

En ese mismo año, el “hooliganismo” estaba en su apogeo y se había trasladado a Europa. Fue precisamente en Italia uno de los países en los que más se arraigó y se crearon los llamados “ultras”. Ese partido fue entendido por los aficionados no sólo como un simple encuentro de futbol, sino como un duelo directo entre “hooligans” y “ultras”.

El error humano está en pensar que un simple partido de futbol puede implicar una lucha entre dos grupos con ideologías diferentes. A lo largo de la historia hemos visto que el balompié puede servir para unir a las personas, pero cuando se le da una importancia mayor a la que en realidad posee, se convierte en un riesgo para la sociedad.

Por razones inexplicables aquel partido se disputó con una hora y 25 minutos de retraso, con un clima enrarecido y por más grotesco que parezca, con varios cadáveres a la vista. No hubo revancha por parte del Liverpool y la Juventus ganó 1-0 con gol desde los once pasos de Michel Platini.

El cinco de junio de 1985, el diario italiano Guerin Sportivo publicó una lista en donde aparecen los nombres de 38 de los 39 fallecidos en la “Tragedia de Heysel”. La más joven una italiana de apenas once años de edad y de nombre Andrea Casula.

Después de esa noche vino una reestructuración completa por parte de la UEFA, debido a que ese suceso no fue considerado un hecho esporádico, sino el punto terminal a varios años en los que los aficionados ingleses protagonizaron episodios de violencia en todo el continente.

Los equipos ingleses quedaron fueron por cinco años de toda competición europea, su liga y nivel se vinieron abajo enseguida, pero no fue hasta 1989, que sucedió la “Tragedia de Hillsborough” en la que fallecieron 96 aficionados del Liverpool, cuando el gobierno inglés decidió tomar cartas en el asunto.

La vergüenza inglesa por los hechos ocurridos aquel 29 de mayo de 1985 apareció desde el primer momento. Nick Hornby, un escritor británico, relató de forma brillante en su libro “Fiebre en las gradas”, la manera en la que vivió aquel encuentro cuando enseñaba inglés en una escuela de idiomas de Italia. “Supuse que sería un descaro que un inglés llorase delante de unos cuantos italianos la noche de Heysel”, describe en su libro.

Pasaron 32 años de aquella noche negra en la ciudad de Bruselas en la que el futbol sobre pasó la relevancia habitual y generó un desastre. Hoy sólo quedan los recuerdos de un partido que nunca debió jugarse y se jugó entre cadáveres. Es ahí en donde la Selección Mexicana enfrentará a Bélgica. Un estadio con un pasado oscuro.