• Actualizado 23 May 2022 22:56

Gato Ortíz, deprimido y drogadicto en prisión

El exarquero mexicano confesó las penurias que ha vivido en prisión

El exarquero mexicano confesó las penurias que ha vivido en prisión. Foto: getty

El exarquero mexicano confesó las penurias que ha vivido en prisión. Foto: getty(Thot)

Omar Ortíz fue uno de los mejores arqueros del Futbol Mexicano en la primer década de este siglo. Su peculiar look, su poderoso físico y sus grandes atajadas lo pusieron en lo más alto de la Liga MX, sin embargo, un positivo por doping y una acusación que lo llevó a prisión terminaron con su carrera.

Hoy, a casi 12 años de su aprehensión, el exfutbolista se sincera y revela algunas cosas que ha pasado en la cárcel, depresión, drogas, peleas y cómo se encontró con Dios.

En entrevista con el diario El Norte desde el penal de Cadereyta en Nuevo León, el Gato confesó que durante años se refugió en las drogas para poder soportar el encierro y su vida de reo.

"Trataba de olvidar todo lo que había pasado, la libertad que dejé atrás y entonces buscas un refugio y en ese instante mi refugio fue la droga. Era muy vicioso, fueron más o menos 3 años".

Todavía con físico portentoso gracias al ejercicio, Ortíz no niega su culpabilidad en las acusaciones de secuestro, donde presuntamente participaba como infirmador de posibles víctimas. Sin embargo, pide a las autoridades que lo juzguen respecto a las pruebas que tienen en su contra.

Además se dice abandonado y desilucionado por su pasado en el futbol y cómo compañeros y dirigentes lo dejaron solo desde su captura.

"Me sentí en algún momento muy desilucionado, el sentir esa separación de lo que durante muchos años habías hecho, pues fue difícil. No sentí un respaldo, ni de directivos ni de compañeros. Sí de excompañeros. Hoy analizo todo lo que pasó y digo 'Se perdió al activo, al jugador, pero no hice nada por rescatar a la persona'".

En el reportaje se puede ver imágenes inéditas del exguardameta de Rayados, Jaguares y Necaxa y su vida en el penal. Además de fuertes fotografías de él en mal estado tras riñas, la más destacada en aquel motín en Cadereyta en 2017 donde hubo varias víctimas mortales.

Después de varios años con una vida difícil, Omar asegura haber encontrado a Dios a pesar de que nunca en su vida se había considerado religioso.

"Un día entro a la iglesia y estaban dos biblias, agarro una y al momento que la leí, empecé a llorar, sentí que algo entró en mi corazón. A partir de ahí, de mi boca nomás salía la palabra de Dios".

El Gato Ortíz fue condenado en 2017 a 75 años de prisión por al menos dos secuestros, uno de ellos, el del esposyde la cantante Gloria Trevi.

 

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad