Escucha ahora

El Larguero


Los cinco escándalos más sonados de la Selección Mexicana

De nueva cuenta se encuentran en el ojo del huracán los seleccionados aztecas

Los cinco escándalos más sonados de la Selección Mexicana

Selección Mexicana. Foto: GettyImages

De nueva cuenta se encuentran en el ojo del huracán los seleccionados mexicanos, luego de que en redes sociales circulen varias fotografías de algunos jugadores, en las que se les ve en un bar tras el triunfo ante Estados Unidos en Nueva York.

Este incidente es el último de una larga lista de escándalos en los que diversos futbolistas del Tri se han visto involucrados.

El caso más recordado data del año 2010, en la famosa fiesta de Monterrey donde 13 jugadores realizaron un evento nocturno en el hotel de concentración después de un partido amistoso vs Colombia.

Cabe mencionar que este fue el evento que cambió por completo el entusiasmo de Carlos Vela por venir al Tricolor, pues él, junto a Carlos Salcido y Efraín Juárez fueron los más afectados.

Para el año 2011, fue la selección Sub-22 dirigida por Luis Fernando Tena quién encendió la polémica. Previo a la Copa América de Argentina, ocho elementos ingresaron escorts al hotel donde se concentraban.

El problema se destapó cuando los futbolistas aztecas acusaron el robo de varias pertenencias culpando al personal del hotel, pero fueron las cámaras de seguridad las que revelaron el suceso, lo que ocasionó la separación de Marco Fabián, Jonathan dos SantosDavid Cabrera y otros 5 seleccionados.

Posteriormente, durante la Copa Confederaciones de Brasil 2013 el diario O'Globo informó sobre la visita de seis jugadores mexicanos al Termas Centaurus, un lugar de masajes eróticos, sin embargo al no haber pruebas contundentes, la Federación no realizó castigo alguno.

Finalmente pero no menos relevante, llegó el escándalo previo al Mundial de Rusia 2018, donde los seleccionados mas importantes del Tricolor realizaron una fiesta de despedida en la Cuidad de México festejando el cumpleaños de Javier Hernández, evento que ocasionó que Héctor Herrera tuviera que abandonar la concentración para arreglar problemas familiares, y que Chicharito saliera a dar la cara en redes sociales para explicar cómo fue la fiesta.