• Actualizado 27 Sep 2022 07:18

Futbol Internacional

El día que Maradona vengó a Argentina por Las Malvinas

Con sus dos goles contra Inglaterra, Diego Armando Maradona no solo le dio el pase a Argentina a la Semifinal de la Copa del Mundo de México 86, sino que también vengó a todo su país por la Guerra de Las Malvinas.

Diego Maradona "La Mano de Dios". Foto: Getty Images / Twitter @SC_ESPN

Diego Maradona "La Mano de Dios". Foto: Getty Images(Thot)

En 1883, Gran Bretaña irrumpió en la isla de Las Malvinas, adjudicándose el territorio sobre Argentina, iniciando así un conflicto que duraría más de 100 años y que por increíble que parezca, tendría su revancha, no en un campo de guerra, sino en uno de futbol, teniendo a Diego Armando Maradona como su principal protagonista.

Para 1982, la Guerra entre europeos y sudamericanos alcanzó su punto más alto, Argentina decidió ir a luchar para recuperar Las Malvinas y reavivó los bombardeos y enfrentamientos, causando miles de muertes de uno y otro lado.

Luego de 4 años de batalla y ante una clara superioridad británica, pocos se imaginarían que a través del futbol, 11 jugadores le darían a su pueblo una alegría que el ejercito no le había podido dar.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Maradona y Argentina jugaron hace 36 años con playeras compradas... ¡EN TEPITO!

Mundial de México 1986, Cuartos de Final, Inglaterra y la Albiceleste se citaban en el estadio azteca en un partido que representaba mucho más que solo el pase a las Semis de la Copa del Mundo. En ese juego iban implicados el orgullo nacional y la venganza de cientos de personas muertas en las Islas, que fueron a defender a su país y que no regresaron jamás a casa.

En los días previo, Jorge Valdano había dicho que tomarían la bandera argentina como si fuesen soldados de aquella guerra y que iban a ver a los ingleses como si fuese el ejercito contrario y así salieron el 22 de junio de ese año.

Lo que sigue, no necesita explicación, Diego Armando Maradona marcó sus dos goles más icónicos, la mano de dios y el gol del siglo, para muchos, el mejor de toda la historia. La victoria no solo fue en la cancha, sino también en la mente y en el corazón de millones de argentinos.

“No llores por mí, Inglaterra”, fue como amanecieron los diarios al otro día, con un texto donde agradecían a Diego, que con sus goles, había vengado un poquito por todos los familiares, amigos o vecinos que perdieron la vida en Las Malvinas.

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad