Escucha ahora

Locura Deportiva


91 años del verdadero clásico del futbol mexicano

América y Chivas protagonizarán un capítulo más de su añeja rivalidad

91 años del verdadero clásico del futbol mexicano

América contra Chivas. Foto: Getty Images

91 años han transcurrido desde que se jugara el primer Clásico Nacional, aún sin saber que dicho encuentro se convertiría en el duelo más icónico del país.

El Club América y el Club Deportivo Guadalajara son hoy en día los clubes más ganadores del futbol mexicano, son también los más populares, y dentro de la selecta cuarteta de los denominados “grandes”, están muy por encima tanto de Pumas como de Cruz Azul.

El americanismo nació como antagonista del Rebaño, el equipo adquirido por Emilio Azcárraga Milmo en 1959, tenía un objetivo bastante claro, competir ante la popularidad del Guadalajara, que estaba a punto de vivir su época dorada, para convertirse en el famoso Campeonísimo. Fue Fernando Marcos, entrenador de las Águilas en aquél año quien le dio un giro a la rivalidad, declarando que la lada de Guadalajara era el triple 20, producto de 3 victorias seguidas por marcador de 2-0 ante el extinto Oro, el Atlas y el Guadalajara, todas conseguidas en Jalisco.

Fue en 1954 cuando las Águilas se coronaron por primera vez a costa de su acérrimo rival, el escenario fue la Copa México y el título se definió en penales, donde Emilio Fizel marcó 3, mientras que Juan Jasso solo pudo convertir uno. 

34 años nos separan de la única final de Liga en la que ambos clubes se han visto involucrados, el América llegaba como líder absoluto del campeonato, mientras que el Guadalajara se coló en la cuarta posición de la tabla. Héctor Miguel Zelada se vestiría de héroe, atajando un penal para que Eduardo Bacas, Alfredo Tena y Javier Aguirre sepultaran las esperanzas del Rebaño, levantado así el octavo título de su historia.

A día de hoy la realidad de ambos es muy distinta, América se mantiene como sublíder tras pegarle en el Clásico Joven, Chivas está fuera de la pelea por el título tras una severa crisis de Campeonitis, sin embargo el Clásico de Clásicos se juega apartado de las circunstancias, porque más que 3 puntos, lo que importa es el orgullo de llamarse el más grande.