Escucha ahora

Música


El día que Andrés Escobar perdió la vida

El defensor cafetalero tuvo una mala jugada que le costó muy caro

El día que Andrés Escobar perdió la vida

Colombia 1994. Foto: W Deportes

El día en que el futbol quitó una vida. 2 de julio de 1994. Andrés Escobar salía de un restaurante en Medellín apenas 10 días después de que un autogol suyo le costara la eliminación a Colombia en el Mundial de ese año. Todo esto, sin saber que eran los últimos minutos de su vida.

Aquella selección cafetalera llegaba con altas expectativas a Estados Unidos luego de terminar líderes de la eliminatoria en CONMEBOL y golear a la Argentina 5-0 de visita, pero las cosas fueron diferentes en la Copa del Mundo. Dos derrotas y un triunfo los dejaron fuera en primera ronda dentro del Grupo A.

Uno de esos tropiezos le costó la vida a Andrés Escobar y la pelota se manchó de sangre. En el encuentro contra el anfitrión, el defensor del Atlético Nacional metió un autogol que significó la segunda derrota y la eliminación de su equipo.

 

El apodado “Caballero del futbol” regresó a su país con la ilusión de reivindicarse y de poder concretar su fichaje con el Milan, pero la vida le tenía preparado otro camino, un camino trágico.

 

Esa madrugada, en el estacionamiento del restaurante El Indio, Pedro y Santiago Gallón empezaron a recriminarle a Escobar su autogol, para que después llegara su chofer, de nombre Humberto Muñoz, y asesinara a sangre fría con seis disparos de una revólver calibre 38 a Andrés Escobar.

 

El futbol es universal y la pasión que genera muchas veces se desborda a caminos mal encausados. Ese fue el error en el asesinato de Andrés Escobar la madrugada del 2 de julio de 1994. Esa noche en Medellín, el futbol… dejó de ser un simple juego.

Estas fueron las ultimas palabras del defensor colombiano.