Escucha ahora

Música


La trágica historia del trofeo Jules Rimet

Conoce este triste suceso que marcó las historias de las Copas del Mundo

La trágica historia del trofeo Jules Rimet

Trofeo Jules Rimet levantado por Pelé. Foto: Getty Images

Todo futbolista sueña con tener entre sus manos la Copa del Mundo, pero muy pocos conocen la historia que vivió el primer trofeo que se entregó a los campeones desde Uruguay 1930 hasta México 70.

Escucha la historia al darle click aquí.

Una vez aprobado el primer Mundial, Jules Rimet escogió a su amigo Abel Lafleur para realizar el premio que se le daría a los ganadores. El escultor francés tomó como inspiración a la diosa griega Niké, representante universal de la victoria, para terminar el mejor trabajo de la historia, un trofeo de cuatro kilos bañado en oro de 14 kilates con una base de la piedra preciosa lapislázuli.

Uruguay e Italia, en dos ocasiones, fueron los primeros en poder levantarla, sin embargo la Segunda Guerra Mundial azotó el mundo y el futbol paró por un tiempo. Ottorino Barassi, vicepresidente de la FIFA en aquel entonces, fue el encargado de resguardar la Copa y ante el riesgo de que los nazis se hicieran de ella, el directivo italiano la sacó del banco en donde estaba y la escondió durante dos años en una caja de zapatos debajo de su cama, librando en muchas ocasiones las visitas incómodas de la Gestapo.

La vida complicada de la Copa no terminó ahí, antes del inicio de Inglaterra 66 fue robada durante una exposición. La policia trató de atrapar a los ladrones que pedían 15,000 libras para devolverla pero el operativo fue un fracaso. El heroé llegó del lugar más inesperado ya que el perro Pickles la encontró debajo de un árbol y su dueño la regresó a tiempo a la FIFA.  

Su destino final es incierto. Brasil había tenido el derecho de quedarse con este luego de ganar su tercer torneo en México 70 pero de nueva cuenta fue robado en 1983 y nadie sabe con seguridad que ocurrió con él.

Aunque se dice que aquel trofeo que estuvo en manos de Pelé, Bobby Moore y Obdulio Varela terminó fundido por argentinos, máximos rivales de los brasileños.