Escucha ahora

El Abucheo


Vencer el cáncer y volver a las canchas: El deseo de Bernardo Gradilla, portero mexicano

Nuestro arquero azteca juega en Nicaragua y ha pasado los meses más difíciles de su vida

Vencer el cáncer y volver a las canchas: El deseo de Bernardo Gradilla, portero mexicano

Bernardo Gradilla, portero mexicano. Foto: twitter @1917Diriangen

Bernardo Gradilla es un portero profesional mexicano de 25 años de edad, quien milita en el Diriangén, uno de los dos equipos más ganadores en la primera división nicaragüense.

Después de no poder debutar con Jaguares y Santos en la Liga BBVA MX emprendió la aventura a Centroamérica el año pasado:

“Me vine a Nicaragua por parte de mi representante, que tuvo contacto con Diriangén, me hizo la propuesta, y no dudé ni un minuto en venir a Nicaragua. El futbol es diferente, es más de contacto, pero está muy bien la verdad”, comentó para W Deportes.

Después de tener un inicio soñado con quince partidos como titular, recibió a finales del año pasado la fuerte noticia de que el cáncer había llegado a su cuerpo. Afortunadamente lo peor parece que ya quedó atrás:

“Me encuentro mucho mejor de salud, gracias a dios, el tratamiento ha sido un poco pesado; mi doctor está confiando en que las quimioterapias surtieron el efecto esperado. Aún tengo algunos exámenes que hacerme, y pues mi equipo sí me ha apoyado en todo”, expresó Bernardo, quien no ha dejado de percibir su sueldo con normalidad.

El futbol nicaragüense es de los pocos que no se ha detenido como consecuencia del Coronavirus:

 “El tema del Coronavirus acá está poquito tranquilo. Ha habido solo cuatro casos confirmados, la sociedad ha tomado medidas en cuestión de aislarse, aunque no todos. La liga no se suspendió porque el ministerio de salud aún no emite la alerta de emergencia, por eso seguimos jugando, eso sí, a puerta cerrada y con las medidas que han implementado para que no haya gente en gran volumen en los estadios”, dijo Gradilla.

La mente de Bernardo está dejando atrás el cáncer y ahora expone abiertamente sus sueños más anhelados:

 “Mis objetivos son claros todavía. Estoy esperando a que mi doctor me dé luz verde de ya poder entrenar de seguir jugando, ¡claro que quiero seguir jugando! ¡Claro que voy a seguir jugando! primero dios y esté curado de todo esto. Quiero regresar a México; tener la regularidad aquí en Nicaragua y si se puede ir a otro país con mayor proyección lo haré, ¡pero sí quiero regresar a México! Es mi meta a mediano y a largo plazo”.