Escucha ahora

Música


"Vestidos y alborotados" se quedaron cientos de personas por ver jugar a Ronaldinho

El astro brasileño del fútbol no llegó al encuentro

Ronaldinho Gaucho brasileño. Foto: Getty Images

"Vestidos y alborotados" se quedaron cientos de personas que habían comprado boletos para ver jugar a Ronaldinho Gaucho, pues el astro brasileño del fútbol no llegó al encuentro.

 

Los molestos defraudados exigieron la devolución del dinero que pagaron para poder entrar al estadio Luis "Pirata" de la Fuente de Boca del Río.

 

El partido entre los amigos del brasileño y los ex jugadores de los Tiburones Rojos de Veracruz estaba agendado para las 17:00 horas de hoy. Minutos antes de que arrancara el encuentro, se anunció que el espectáculo deportivo quedaba suspendido.

 

Al momento se desconocen las causas de la cancelación, pero se presume que la empresa "Grupo Euforia" y el brasileño no llegaron a un acuerdo económico.

 

Ronaldinho llegó al puerto de Veracruz desde las 09:00 horas de hoy y se hospedó en un conocido hotel de Boca del Río, lugar donde incluso ofreció una rueda de prensa.

 

Los problemas iniciaron desde temprano, pues "Dinho" canceló su asistencia a una "clínica de fútbol" que supuestamente él impartiría a decenas de niños. Los padres de familia pagaron mil 500 pesos por niño para dicha actividad, pero nunca se realizó.

 

Horas más tarde sucedió lo mismo con el partido de fútbol, pues se suspendió.

 

Los molestos defraudados salieron del estadio y se dirigieron a las taquillas donde exigieron la devolución de su dinero. Solo a unos cuantos les pudieron reembolsar, pero a la gran mayoría no.

 

Dicha situación generó que los ánimos se calentaran, al grado que la afición gritaba "¡fraude, que me regresen mi dinero!".

 

El problema fue que se acabó el dinero de las taquillas. A los ciudadanos que no recibieron reembolso les dijeron que mañana lunes después del mediodía les pagarían.

 

Muchas personas que viajaron en tours desde otros municipios tuvieron que regresar a casa con la desilusión de no haber visto jugar a Ronaldinho.